Pese a lo excéntrico que nos pueda parecer el título, efectivamente se trata de una expedición noruega en la primera cruzada. Aunque pueda parecer anecdótica su participación y aunque no supuso una diferencia en el transcurso de la cruzada, sí tuvieron contacto con Tierra Santa y participaron en alguna batalla.

Pero ¿Quiénes eran estos vikingos?

El término suele englobar el conjunto de pueblos escandinavos de aquella época, su raíz está a caballo entre vikingr “venidos del mar” y su femenino viking “expedición marítima”. Así pues, el término vikingo haría referencia únicamente a aquella parte de la población que se embarcaba en las expediciones de saqueo, piratería, conquista etc.

Estos vikingos destacaron precisamente por campañas rápidas llamadas Strandhögg, en busca de saqueo y botín las cuales los llevaron a las costas británicas, costas atlánticas, costas francesas e incluso al norte de la península ibérica. Esta expedición será diferente a todo cuanto han hecho anteriormente, ya que supondrá una estancia mayor de la habitual fuera y que los llevará aún más lejos.

La Época vikinga se suele datar del año 800 al 1170, y de forma clásica solemos fechar el final del esplendor vikingo con la muerte del rey Harald “el Despiadado” en la batalla de Stanford Bridge en 1066.

Después de que se perdiera influencia en las islas británicas, Sigurd I seduce a sus hombres con promesas de botín a la par de que así cumpliría el dictado papal, aunque dada su situación geográfica este aviso les llegaría relativamente tarde. Escandinavia fue uno de los últimos reductos europeos a cristianizar y en esta expedición convivirían tanto cristianos como seguidores de la religión pagana.

Precedentes en el Mediterráneo.

Lo habitual de las expediciones vikingas era que los llevara a las costas atlánticas, mar del Norte etc. Más o menos costas cercanas, pero hubo una expedición en los años 859-862 que les llevó hasta el Mediterráneo, la que lideraron Björn Ragnarsson “costilla de hierro” y Hastein la cual les llevó al sur de Francia e Italia, incluso lucharon contra Al-Andalus en la ciudad de Sevilla. No consiguieron demasiado botín y solo consiguieron algo interesante al conquistar y pedir rescate por la ciudad de Pamplona.

 Sigurd Magnusson, el peregrino de Jerusalén y su campaña.

Como era habitual dice ser descendiente del primer rey noruego, aunque no existen pruebas que así lo demuestren, era una forma habitual de hacer valer su valía para ser rey.

Fue el segundo hijo del rey Magnus III tras Øystein y anterior a Olaf, este último murió siendo bastante joven.

Su padre estuvo muy interesado en el expansionismo por el mar del Norte y Sigurd le acompañó en varias de estas campañas militares, llegando incluso a ser nombrado rey de las Órcadas. A la muerte de su padre, los tres hermanos serían coronados a la vez compartiendo el poder, algo habitual, ya que así se aseguraban de que si un rey marchaba en una expedición quedaría alguien con autoridad en tierra para gobernar, algo que nos recuerda a la diarquía espartana.

Con todo esto, Sigurd parte en el otoño de 1107 con una expedición de 60 barcos y 5000 hombres, aunque los datos no han sido contrastados y quizá puedan haber sido exagerados, este número es el más habitual.

SigurdNorwegianCrusade1107-1111OldNorse

La idea para una expedición tan larga era la de abastecerse y atacar mediante escalas. La primera de ellas les llevó hasta Inglaterra donde pasaron lo más duro del invierno. Luego se desplazaron hasta Santiago de Compostela, donde negociaron con un señor la compra de alimentos. El invierno resultó ser más duro de lo esperado y este señor les negó los alimentos, momento en el cual Sigurd decidió tomar el castillo y hacerse con todos sus tesoros.

Tras este episodio al bordear las costas portuguesas se topó con una flota de piratas vikingos a los cuales tampoco dudó en atacar apropiándose de 8 barcos para su flota. Luego tomó la ciudad de Sintra donde pasaría a cuchillo a la población musulmana que se negó a ser bautizada, acapararon más botín y prosiguieron su marcha a través del estrecho de Gibraltar, conocido para ellos como Nörfasund.

Puso rumbo a las islas baleares ocupadas por los musulmanes, atacó Formentera donde derrotó a los habitantes y envalentonado por tal acción atacó y saqueó Ibiza y Menorca. Cuando llegó a Mallorca no se atrevió a intentar tomarla, al estar bien protegida por murallas y una buena guarnición de soldados. Los vikingos eran realmente buenos evaluando sus opciones, y si no veían con claridad una victoria les era más fácil retirarse y buscar nuevos objetivos.

Por fin tras tres años de viaje llegan al puerto de Acre en 1110, el puerto más importante de llegada de los ejércitos cristianos, marchan a Jerusalén y se encuentran con que es la capital del nuevo y recién fundado reino cristiano de Jerusalén y la cruzada ya ha terminado.

Sigurd I conocerá al rey Balduino I. Un hecho curioso es que Sigurd será el primer rey coronado que pisará Tierra Santa, esta primera cruzada será la cruzada de los barones no la de los reyes, Sigurd llega antes que Ricardo corazón de León o Felipe Augusto de Francia. Se trabó una gran amistad entre estos dos reyes, viajaron a caballo para ver el río Jordán y las crónicas cuentan que Balduino le entregó un fragmento de la vera cruz.

Aunque llegan con la toma de Jerusalén ya hecha y establecido el nuevo reino, hemos de considerar que los cruzados llegaron a través de la conquista de territorios y estos necesitan ser consolidados, puesto que los musulmanes podrían cortar ese cordón de paso, rodearles y exterminarles. Es por ello, qué Balduino le pide ayuda para conquistar la ciudad de Sidón, sidonsiendo esta tomada por las fuerzas de Balduino por tierra y por las de Sigurd y sus naves por mar. Con esta acción Sigurd considera que su participación en la cruzada ya ha concluido y decide volver, solo que esta vez, lo hará a pie y no en barco.

Llegan a Constantinopla donde conocen a la célebre guardia varega, formada por vikingos suecos, al servicio del emperador Alejo I. Una parte importante de sus hombres, al ver las condiciones de dicha guardia, decide quedarse allí, aunque algunos regresarían años más tarde a Noruega.

guardia varega

Este viaje duró otros tres años, llegando de nuevo a Noruega en 1113 donde seguía su hermano Øystein. Tras la muerte de su hermano en 1123, gobernó en solitario hasta su muerte. Destacable es la construcción de un castillo y una iglesia de la vera cruz en Konghelle aunque ya nada queda de estos. Un acontecimiento de esta época fue una pequeña campaña militar en Småland, Suecia, donde los habitantes habían renegado del cristianismo y retomado la creencia pagana nórdica.

Sigurd I murió en 1130 en la ciudad de Oslo a la edad de 40 años, fue enterrado en la catedral de San Hallvard (Hallvardskatedralen) de dicha ciudad. Pero desde 1957, debido a la decadencia de la catedral, está enterrado en la pared del mausoleo real del castillo de Akhersus (Oslo)

 

 

 

BIBLIOGRAFIA 
  • Christys, Ann, Vikings in the South: Voyages to Iberia and the Mediterranean. (2015). Bloomsbury. ISBN 987-1-47421-376-9 
  • Canales, Carlos. Del Rey, Miguel, Demonios del Norte. (2017) Edaf, ISBN 978-84-414-3738-8
 WEBGRAFIA 
VIDEOGRAFIA
https://www.youtube.com/watch?v=r6fjID6J–Q [consulta 01-agosto-2018]