La conquista romana de las Islas

El final de la Segunda Guerra Púnica, con la derrota de Cartago, Roma consiguió el dominio absoluto de la Mediterránea Occidental. La integración de las Baleares al mundo y la civilización romana supuso el inicio de una nueva fase histórica trascendental.

La conquista de las Islas Baleares se inició en el 123 a. C. y después de dos años de campaña, se consiguió someter militarmente Mallorca y Menorca, por su parte Ibiza no entró hasta el siglo II d.C.. Ésta última, bajo el nombre de “Ebusus”, consiguió en esta época su plenitud comercial, entonces, firmó un estatuto de federación con Roma pero el estrato púnico seguía predominando en la isla.

Pero en su conjunto, todo parece indicar que la principal causa, la más directa, se centra en el hecho de la situación geográfica de las Islas Baleares, justo en el centro de las rutas de la Mediterránea Occidental, eran un enclave estratégico importante para los intereses comerciales de Roma. Captura de pantalla 2018-09-07 a les 16.41.31.png

Después de la conquista militar se produjo la vinculación política y administrativa de las Islas con los territorios ocupados de Hispania Romana. En un primer momento, formaron parte de la provincia de Hispania Citerior; posteriormente, en la época de Octavio Augusto, se integraron a la Tarraconensis y, a finales del siglo III, la reorganización administrativa del Imperio que realizó Dioclesiano supuso la adscripción a la provincia Cartaginensis. Finalmente, al 360, durante la crisis del Imperio, se constituyó como una entidad propia denominada Insulae Baleares o Baleárica[1].

La incorporación de las Baleares a la civilización romana comportó la expansión de la vida urbana. En Mallorca se fundaron ciudades como la ciudad que se va a analizar: Pollentia.

La ciudad de Pollentia y sus excavaciones

La ciudad romana de Pollentia, fue fundada en una situación estratégica, y en un primer lugar, fue denominada como “colonia”. Su localización, en el “istmo” que separa las dos bahías, la de Pollença y la de Alcúdia, muy cerca del estrecho que separa la isla de Mallorca con la isla de Menorca. La situación era estratégica, en primer lugar, se trataba de un punto perfecto debido a que estaba protegida de los vientos, ya que quedaba cobijada bajo las montañas del Cap de Formentor. La situación que ocupaba, tanto marítima como terrestre, le otorgaba un lugar idóneo para las rutas comerciales marítimas que unían el comercio entre las provincias romanas de Hispania y Roma, por las rutas del mediterráneo occidental. La ciudad tenía dos puertos, uno de más pequeño, situado en el norte de la bahía de Pollença, y otro, más grande se encontraba al sur de la ciudad, conocido actualmente como el puerto de Alcúdia. Los dos puertos tenían una gran actividad comercial.

Se data la fundación de esa ciudad coincidiendo con la conquista de las Islas Baleares por parte de los romanos, algo cuestionable ya que, si tenemos en cuenta que las Islas Baleares fueron conquistada en el 123 a.C. por el cónsul Quinto Cecilio Metelo[2], tuvo que pasar un tiempo prudencial para que la ciudad fuese fundada.  Además, las primeras dataciones de los restos encontrados, coinciden entre los años 70 a.C. y 40 a.C.[3]. (Orfila y Arribas, 1997: 64; Orfila, en prensa; Orfila, Arribas y Doenges, 1999).

La extensión de la ciudad se ha calculado, en base a los textos consultados, de unas 18 hectáreas[4] aproximadamente. La dificultad de establecer unas hectáreas con exactitud viene derivada de los continuos trabajos que se han ido desarrollando en el territorio, y en sus escritos disponemos de varias mediciones (entre 12 y 20 hectáreas). En estos trabajos, sobre las excavaciones que a lo largo de las últimas décadas se han producido (desde 1920 hasta la actualidad) han sacado a la luz tres áreas que delimitan las funciones y principales características de la ciudad. En primer lugar, encontramos el área residencial y de talleres, denominada La Portella[5](en esta área se ha encontrado, entre otros restos de habitáculos, una planta de una casa completa y en buen estado de conservación, que se nombró La Casa dels dos Tresors). Otra área que allí se encuentra es el foro, centro cívico y religioso y lugar de vital importancia por las relaciones comerciales de la ciudad que allí se mantenían. Por último, el área del teatro, que por las excavaciones se la sitúa en a las afueras de la ciudad. Esta área presenta las características de los teatros de la Grecia clásica, excavado en la roca, aprovechando el desnivel del suelo y con forma semicircular. Captura de pantalla 2018-09-09 a les 14.13.43

Las excavaciones que se han producido en el lugar, se encuadran entre el año 1920 hasta la actualidad. Aproximadamente se calcula que se ha excavado entre un 10 y un 15 por ciento de su totalidad. Según palabras de Orfila Pons (2004), asegura que falta mucho por excavar y muchas cosas por descubrir en esa ciudad, muchos datos, entre los cuales está la planta de la ciudad (de la que no tenemos constancia para poder llevar a término el trabajo) y la extensión exacta del territorio que ocupaba dicha ciudad[6]. Pero, sobre todo, no podemos olvidar las cosas que se han descubierto durante todas las campañas desarrolladas en el campo de Pollentia: el mapa del solar, el mapa del foro y un estudio minucioso del teatro y sus aledaños.

Diferentes hipótesis de la función de la ciudad.

Como ya he especificado anteriormente, la conquista de las Islas Baleares (Mallorca y Menorca) tuvo lugar en el 123 aC a manos de Q. Cecilio Metelo, pero la fundación de la ciudad no se dio hasta pasado un pequeño periodo posterior, aunque la den por fundada ese mismo año en muchas fuentes escritas. Es sabido, por los edificios, que las primeras construcciones datan aproximadamente del 70 aC, y que no fue hasta entonces que se dio por fundada. Las causas de la conquista de Mallorca y Menorca, en primer lugar, nos dan referencias que fueron por problemas con la piratería en el mediterráneo, cosa que les causaba preocupaciones en el desarrollo de su comercialización entre Roma y la Hispania Romana. Pero el lugar estratégico que ocupaban las islas en el centro del comercio, se considera que fue una de las causas inmediatas de la conquista.

Por tanto, damos como principal causa de esta conquista a que las islas fueron conquistadas por los romanos por su lugar estratégico y la necesidad de ampliar en tierra el Imperio Romano. Fijémonos en la época que se realiza tal conquista y como no, su necesidad de esclavos y tierras. Como lugar estratégico en las campañas de conquista y también del comercio y no solamente refiriéndose al Mediterráneo en sí, sino también a la situación como enclave en donde se ubicó la ciudad de Pollentia, en la zona norte de la Tramuntana de Mallorca, en la actual bahía de Pollença, cosa que facilitaba la entrada y también el control del estrecho con Menorca.

Entonces, cabe especificar, que la principal causa de la conquista de las Baleares por parte de los romanos fue la situación estratégica que facilita la comercialización dentro del mar Mediterráneo y las ventajas que suponía a nivel militar, un lugar en donde las tropas se podían parar y la facilidad de vigilancia que se podía ejercer desde varios puntos de estas islas.

Obtención de recursos naturales en la ciudad de Pollentia.

Cabe decir que la ciudad de Pollentia tuvo una gran evolución por lo que se refiere a su función a lo largo del período en que estuvo ocupada. Pero sobretodo hemos de tener en cuenta quemucho de los recursos que obtenía la ciudad venían por la vía marítima.

Después de la conquista de las islas en 123 aC vino un período de estabilización, en este periodo el territorio que enmarca la ciudad que estamos estudiando desarrolló una función de carácter militar y comercial, siguiendo la causa del porqué había sido conquistada. Con todo esto vino la fundación de la ciudad, un lugar estable para aprovechar los movimientos. También cabe entender que la población fue aumentando progresivamente. El carácter militar de ésta queda bien probado debido a los continuos hallazgos arqueológicos que se han dado en la costa de la isla, especialmente muy cerca de la ciudad. Hallazgos de barcos hundidos[7], ánforas en los dos puertos ya mencionados, cosa que, aparte y sobretodo, también nos indican las ánforas de los puertos, de carácter comercial[8]. Por lo tanto tenemos que pensar que todo estos acontecimientos influyeron en el desarrollo de la actividad agrícola y ganadera de igual forma que en las particiones de las tierras, destacando la ausencia de grandes latifundios en Mallorca. Destacar también que la isla de Mallorca (hablando especialmente de ésta ya que la ciudad que estamos estudiando está en la isla mayor) no hay constancia del surgimiento de muchas ciudades, donde podemos destacar otra más, situada al extremo oeste de la isla: Palma.

Por lo que hace a la obtención de recursos naturales querría recalcar especialmente que el fenómeno de la romanización entró de forma progresiva a la isla, y que no impuso desde el primer momento el sistema rural de Roma. Es decir, dejaron que las tradiciones del territorio en que la distribución agraria se encontraba al servicio de la propia comunidad, sin la apertura de un mercado, todo era de y para el consumo propio. Entonces tenemos que tener en cuenta que los terrenos en la isla no son más que pequeñas explotaciones de consumo para los habitantes, y la llegada de los nuevos colonizadores no alteró el sistema. Captura de pantalla 2018-09-09 a les 14.13.50

Una de las producciones más importantes fue la producción de cereales (en pequeña medida, ya que hablamos de una producción local y en pequeñas extensiones). También especificar que se trata de un cultivo de secano lo cual en una Mallorca con pocos recursos de agua era lo más indicado[9]. Otro factor importante fue la producción de aceite (Especialmente en la parte norte de la isla).

La producción más importante de la ciudad era, por los restos que han llegado al día de hoy, la de la vid. (Plinio ya especificaba que las Islas Baleares eran un foco de comercio de este producto). En la actualidad las explotaciones cercanas de la ciudad (Mortitx, Ternelles…) siguen ejerciendo esta producción.

Por lo que hace a la producción ganadera, hasta nuestros días ha llegado la tradición romana y posiblemente más antiguas como las explotaciones de ovicápridos (explotaciones de ovejas y cabras), centradas en la alimentación y la producción de productos de vestir.

Por lo tanto, es difícil especificar que sistemas utilizaban ya que en primer lugar, como ya se ha especificado, no hay muchos hallazgos arqueológicas y la mayoría de los sistemas que han llegado a la actualidad son de tradición islámica.

Otro factor muy importante para los medios urbanos en la época romana era el abastecimiento de agua, en el caso de Pollentia, no se tiene ningún sistema como seguro pero sí varias hipótesis a confirmar. En primer lugar, la presencia, según aseguran algunas fuentes, de un acueducto que transportaba el agua desde la fuente de Ternellas hacia la entrada del actual pueblo de Alcúdia (se han hallado fragmentos de éste)[10]. Otras fuentes se basan en la existencia de pozos y fuentes desde donde se abastecería de agua la ciudad[11].

Por último, el fenómeno de la minería destacando que ésta no es una actividad muy dada en el territorio mallorquín, dado el escaso servicio del fenómeno. Destacamos el “marés” que se extraía de las canteras, ésta producción era, según fuentes, una actividad industrial y de comercialización de la isla, sabido por hallazgos encontrados en los dos puertos.

En conclusión, podemos especificar que la pequeña ciudad de Pollentia, tenia un territorio reducido, es decir, como ya hemos especificado al inicio de la presentación, constata aproximadamente de una edificación de 18 hectáreas. Entre estos datos y lo que podemos comprobar a través del foro,  el aforamiento, nos indica aproximadamente los habitantes que esta ciudad pudiera tener, denominada ciudad de carácter menor.

Es sabido que las Islas Baleares fueron conquistadas por Roma por su situación estratégica en comercio de la Mediterránea Occidental y por los militares, es decir, zona de vigilancia para la piratería que atacaba dicho comercio. Mediante esta situación de las islas acompañado por la situación de la propia ciudad, en la bahía de Pollença, lugar de vigilancia del estrecho que une las islas de Mallorca y Menorca. Por lo tanto, la fundación de dicha ciudad viene establecida por un carácter sobretodo comercial, lugar en donde parar las grandes embarcaciones, o también lugar donde se comercializaba el vino de las extensiones mallorquinas.

Su actividad de minería era muy reducida y básicamente se centraba en el “marés” como parte de la construcción y también utilizado en el comercio, de eso se han encontrado restos arqueológicos en los hallazgos del puerto de Pollença. También recalcar la hipótesis del acueducto por lo que comporta el abastecimiento de agua a la ciudad.

Captura de pantalla 2018-09-09 a les 14.13.30

 

 

[1] Alzina, Jaume., (1999) “Les Illes Balears : geografia i hist.ria : elements de programaci. did.ctica per a  l’ensenyament de les ci.ncies socials a l’educaci. secund.ria obligat.ria” Ed. Moll (Mallorca).

[2] García Riaza, E., Sánchez León, M.L. “La municipalización de las Baleares». En Orfila Pons, M., Cau Ontiveros, M.A. (coords.), Les ciutats romanes del llevant peninsular i les Illes Balears , Portic, Barcelona (2004) Pág. 93-110

[3]ORFILA, M.; ARRIBAS, A., 1997: La ciudad romana de Pollentia (Alcudia, Mallorca) en la actualidad. Congreso ciudades históricas vivas. Ciudades del pasado: pervivencia y desarrollo, Mérida 1997, p.63-67.

[4] Se ha hecho una consulta a varios textos, que están en la bibliografía, y los datos que más coinciden son de 18 hectáreas, pero cabe a decir que todo es hipotético ya que el territorio excavado es de entre un 10% y un 15% cosa que deja mucho por ver.

[5] Se encuentra a la entrada del actual pueblo de Alcúdia.

[6] Orfila Pons, M. “Estat actual de les investigacions a Pollentia». En Orfila Pons, M., Cau Ontiveros, M.A. (coords.), Les ciutats romanes del llevant peninsular i les Illes Balears, Portic, Barcelona (2004) Pág. 135-163

[7]Según datos de la prensa diaria de Mallorca, se han encontrado a las costas de Mallorca y Cabrera varios barcosromanos hundidos. Entre los muchos algunos conservan sus ánforas con materia dentro.

<http://www.elmundo.es/baleares/2016/05/14/5736fa29e5fdeaa8458b45b3.html&gt; .

[8]ARRIBAS, A., et alii, El barco del sec (Costa de Calvi., Mallorca).  Estudio de los materiales. Palma de Mallorca.

[9]Aramburu-Zabala, J. (2005) «Ager Pollentinus. El doblamiento de los alrededores de la ciudad de Pollentia (Mallorca)» [Artículo en línea : Arqueobalear.]

[10]CAU, M.A., CH.VEZ, M.E., “El fen.meno urbano en Mallorca en época Romana: Los ejemplos de Pollentia y Palma”. En MAYURQA (2003), 29: 27-49

[11]Aramburu-Zabala, J. (2005) .Ager Pollentinus. El doblamiento de los alrededores de la ciudad de Pollentia (Mallorca). [Art.culo en l.nea : Arqueobalear.]

Bibliografia:

ALZINA, Jaume., (1999) “Les Illes Balears : geografia i història : elements de programació didàctica per a l’ensenyament de les ciències socials a l’educació secundària obligatòria” Ed. Moll (Mallorca).

ARAMBURU-ZABALA, J. (2005) “Ager Pollentinus. El doblamiento de los alrededores de la ciudad de Pollentia (Mallorca)” [Artículo en línea : Arqueobalear. Consultado el 5 de setiembre de 2018] http://www.arqueobalear.es/articulos/Ager%20Pollentinus.pdf-

ARRIBAS, A., et alii, El barco del sec (Costa de Calvi., Mallorca). Estudio de los materiales. Palma de Mallorca.

CARRERAS, C. (2000) “La economía de la Britannia romana: la importación de alimentos”, págs. 173-186

CARRERAS MONFORT, C. “ Una nueva perspectiva para el estudio demográfico de la Hispania romana”. En BSAAV (1996), 66: 95-122

CAU, M.A., CHÁVEZ, M.E., “El fenómeno urbano en Mallorca en época Romana: Los ejemplos de Pollentia y Palma”. En MAYURQA (2003), 29: 27-49

ORFILA, M.; ARRIBAS, A., 1997: “La ciudad romana de Pollentia (Alcudia, Mallorca) en la actualidad”. Congreso ciudades históricas vivas. Ciudades del pasado: pervivencia y desarrollo, Mérida 1997, p.63-67.

ORFILA PONS, M. “Estat actual de les investigacions a Pollentia”. En ORFILA PONS, M., CAU ONTIVEROS, M.A.(coords.), Les ciutats romanes del llevant peninsular i les Illes Balears, Portic, Barcelona (2004) Pág. 135-163

GARCÍA RIAZA, E., SÁNCHEZ LEÓN, M.L . “La municipalización de las Baleares”. En ORFILA PONS, M., CAU ONTIVEROS, M.A.(coords.), Les ciutats romanes del llevant peninsular i les Illes Balears, Portic, Barcelona (2004) Pág. 93-110

MORANTA JAUME, L. “L’estructuració urbana de Pollentia (ss. I ac- I dc)”. En ORFILA PONS, M., CAU ONTIVEROS, M.A. (coords.), Les ciutats romanes del llevant peninsular i les Illes Balears, Portic, Barcelona (2004) Pág. 111-133

MARIMON RIBAS, P. “Demografia i poblament de les illes Balears a l’antiguitat”. En MAYURQA (2009-2010), 33: 193-205

ORFILA, M., MORANTA, L., PUIG, A., CAU, M.A., “El teatro de Pollentia (Alcudia, Mallorca”. En Los teatros romanos de Hispania. III Jornadas Cordobesas de Arqueología Andaluza. Córdoba, 1 2 a l 1 5 d e No v i emb r e d e 2 0 0 2 . Tr a n s c r i p c i ó n d i s p o n i b l e e n l í n e a : http://ceipac.gh.ub.edu/biblio/Data/A/0460.pdf (consultado el 5 de setiembre de 2018).

ORFILA, M., MORANTA, L. “Estudio del trazado regulador del foro de Pollentia (Alcudia, Mallorca)”. En AESPA (2001), 74: 209-232

ORFILA PONS, M. “La intervención de Q. Cecilio Metelo sobre las Baleares (123 a121 ac). Condiciones previas y sus consecuencias”. En PYRENAE (2008), 39, vol. 2: 7-45

PENA, M.J.“La tribu Velina en Mallorca y los nombres de Palma y Pollentia”. En FAVENTIA (2004), 26/2: 69-90

SANMARTÍ J., PRINCIPAL, J., TRIAS, M.G., ORFILA M., (1996), “Les cer.miques de vern.s negre de Pollentia” (Barcelona)

VALLORI MÁRQUEZ, B., ORFILA PONS, M., CAU ONTIVEROS, M.A., “Las excavaciones de Gabriel Llabrés, Rafael Isasi y Juan Llabrés en la ciudad romana de Pollentia (Alcudia, Mallorca) (1923-1946)”. En Archivo Español de Arqueología (2011), 84: 285-304.