Introducción 

La Justicia transicional se alimenta de los esfuerzos dados para responder a las acciones de violencia de un período determinado de la historia. Busca una respuesta -justícia- en los problemas derivados de los abusos del pasado. Habitualmente se puede estudiar ese suceso en zonas donde se ha dado un conflicto armado, seguido de un gobierno autoritario y que ha terminado con una democracia de ese modo mezcla modelos judiciales y no judiciales. Freeman especifica que las principales formas de justicia transicionales son, en primer lugar, los juicios como medio de castigo por el Estado, en segundo lugar, las comisiones de verdad -cuerpos de aclaración -, seguidamente de reparos como respuesta de violación y, finalmente, las reformas de justicia como medio para responder a la obligación de tomar medidas con el fin de prevenir abusos contra los Derechos Humanos en un futuro.

Corea del Sur tiene, al igual que el caso español, las características de transición en las que se ha dado todo tipo de abusos de los derechos humanos: desde la Guerra Civil, el Golpe de Estado, pasando por una dictadura de carácter militar y desde 1987 en plena transición democrática. Los principales mecanismos que se dieron de justicia trancisional se iniciaron en 1998 y, esos son las comisiones de verdad y la recuperación de la memoria historica.

Antecedentes

Corea del Sur es un país asiático que en la actualidad aún se encuentra en plena transición democrática. Las luchas por la consolidación de ésta y contra los abusos de los derechos humanos son una realidad de miles de individuos que viven en este país. Debemos tener en cuenta que los procesos que ha pasado Corea del Sur vienen dados desde el colonialismo, seguido de una Guerra Civil y, posteriormente de un régimen dictatorial que duró de 1961 a 1987. Todo el procedimiento se dio a raíz del legado de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. De este modo, podemos afirmar que nos encontramos ante un país que se ha mantenido a lo largo de la historia dentro de la debilidad y que a partir de los inicios del siglo XX, perdió su soberanía en un tiempo que aún se encontraba unificada con Corea del Norte. Posteriormente fue ocupada y dividida – por el paralelo 38 – debido a la Guerra Civil. En la actualidad sigue estando dividida.

14401628407263
Guerra Civil en Corea, en su desenlace Corea fue dividida en el Paralelo 38. Fuente: https://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2015/08/21/55d7191746163f902e8b4586.html

A partir de los inicios de los años sesenta los militares fueron cogiendo cada vez más poder dentro de un país que se consideraba en pleno desarrollo. Y a partir de la siguiente década, los setenta, los militares tomaron el poder a los civiles. El país vivió bajo un régimen autoritario, una dictadura de carácter militar, durante las tres décadas que duró el gobierno militar. Ésta, llevó a las vivencias de violaciones de los derechos humanos y, en todo momento se encontraba enfrentada, tanto de forma militar como en desarrollo económico en Corea del Norte. En todo momento, las instituciones públicas del país fueron débiles y maltratadas por el régimen autoritario, especialmente, después del Golpe de Estado de 1961 o, tanto la institución jurídica como la legislatura pasaron a ser, tan sólo, órganos de adhesión del gobierno autoritario. Hasta 1987, que se llevó a cabo la transición democrática.

Con la dictadura, el poder del Estado se ha insertando, de cada vez con más fuerza en la esfera privada hasta que se generó el nombre de Estado superdesarrollado. Ahora bien, en el presente caso, el Estado siempre ha actuado mediante la fuerza y ​​ejerce la violencia, lo que ha provocado una caída de las diversas instituciones políticas. Así se puede afiramar que tal y como nos enfatizan Cura, Elster, Lederach o varios documentos de la ONU, en el transcurso de las dictaduras, se llevan a cabo diversos sistemas purgativos de la sociedad. En el presente caso, especialmente en los últimos años de la dictadura, en el transcurso del régimen dictatorial de Chon Doo-Hwan – entre 1980 y 1987 – se llevaron a cabo purgas contra los líderes de la oposición al régimen. También, muchos individuos – más de mil personas – fueron acusados ​​de espías norcoreanos, y por tanto desafectos al régimen – hecho muy similar al caso español – y fueron considerados, enemigos. De este modo, se llevaron a cabo torturas, desapariciones, asesinatos y varios sistemas de represión como por ejemplo, el caso de los campos de prisioneros, es decir, tipologías de campos de concentración, donde eran eliminados o obligados a trabajos forzosos, hecho que nos recuerda al régimen de Hitler o de Franco en Europa. Las familias de las personas que sufrieron la represión fueron obligadas a mantener silencio por miedo a las represalias políticas y sociales. En muchas ocasiones los muertos eran encontrados de forma misteriosa y, quien sufría todo esto, principalmente eran estudiantes o activistas, que aparecían muertos durante el servicio militar.

En el largo de la dictadura, este país ha ido llevando a cabo diversos sistemas y esfuerzos con el fin de dar justicia a las diversas ondas de violencia que se han producido e intentar construir narrativas de memoria social, cultural … En el transcurso de 1960 y 1961 se dieron movimientos que buscaban la realidad de los ataques y asesinatos que se habían cometido en décadas anteriores. Pero, esto quedó suprimido después del Golpe de Estado de 1961 de Park Junghee. Destacar que incluso, se llevó a cabo una destrucción de todo tipo de monumentos o recuerdos de las masacres y fosas comunes, por parte de militares. Hasta cuarenta años más tarde, esto no ha sido nuevamente reorganizado, con la reimplantación de juicios, comisiones de verdad y programas de reparación.

La democratización no se llevó a cabo hasta 1987, pero, sin embargo, nos encontramos ante dos constituciones diferentes llevadas a cabo durante el transcurso de la dictadura. La primera, en el 1972, y, una segunda, en 1980 en artículos que defendían los derechos humanos. Pero, en paralelo se daban una serie de instrumentos que atentaban contra estos derechos, especialmente dos leyes: Ley de Seguridad Nacional y la Ley del anticomunismo. Enfatizar que, durante décadas se llevó a cabo una dinámica de no democratización del país frente a la amenaza del comunismo, lo que se convirtió en un contrato social coreano. Dado a que los regímenes autoritarios dan bienestar y seguridad, este, compró su legitimidad política a pesar de haber llegado a ella mediante la ilegitimidad y las prácticas draconianas. También la amenaza de armamento nuclear y la tensión militar que se dio desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En la Constitución de 1972, promulgada el 27 de diciembre del mismo año, se identifica una constitución a favor de los seres humanos. En casi todos sus artículos se da importancia a los derechos de las personas “igualdad de derecho”, “promover el bienestar del pueblo”, “igualdad ante la ley”, “dignidad humana”, “prohibición de la tortura y autocriminació” .. . entre muchas otras. Otros ejemplos de estos artículos los encontramos a continuación, por ejemplo el 30 “todos los ciudadanos tienen derecho a una vida digna”, pero, a medida que se puede leer, aparecen artículos contradictorios, como es el caso del artículo 32 , donde en el primer punto especifica que “no se podrá negar la existencia de libertades y derechos, bajo el contexto de que no están en la constitución. Pero, en el segundo punto, dice “las leyes restrictivas de derecho y libertad serán aprobadas únicamente por razones de seguridad nacional, bienestar general o mantenimiento del orden. Por otra parte, la Constitución de 1980, también parece estar bajo el contexto de una constitución que lucha a favor de los derechos humanos, pero siempre por “por necesidad de seguridad nacional, el mantenimiento del orden y el bienestar general”.

En el transcurso de los últimos años de la dictadura, durante la presidencia de Chun, todo lo que había supuesto la explotación económica llevada a cabo en los últimos 25 años y, las represiones de Régimen jurídico, que era muy estricto, empezaba a resultar demasiado caro por los coreanos. Dadas estas circunstancias, a partir de 1980 comenzaron a darse manifestaciones de desobediencia civil y varias marchas, que a medida que pasaban los años, eran más fuertes. En este año, se dio el levantamiento de estudiantes y ciudadanos, conocido bajo el nombre de Gwangju, también conocido como el levantamiento del 18 de julio, donde cientos de personas murieron. A partir de 1985 se dieron marchas de miles de personas, y en el 1987, en la marcha de Seúl se contabilizaron un millón de individuos, manifestadas contra la elección de Roh, como sucesor de Chun dado que volvía a ser impuesto mediante las características de un régimen autoritario. El 27 de junio de 1987, el candidato a presidente habló en público y, en su discurso, promete reformas constitucionales a favor de la apertura de la democracia.

La transición democrática de Corea del Sur (1987-2018)
En el discurso -declaració- realizado por Roh, como candidato oficial, se comprometió a una reforma constitucional y una revisión de leyes, especialmente la ley en referencia a la elección del candidato a la presidencia y de la participación del pueblo. También especificó que promovería una amnistía y los derechos políticos para los disidentes y opositores que se encontraban en prisión. Con todo, también se comprometió en la lucha contra la corrupción y la criminalidad. Se posicionó a favor de luchar por fortalecer los derechos humanos.

Después de este discurso, en el mes de agosto del mismo año se inició el proceso de la reforma de la constitución: se creó el Comité Especial de la Revisión Constitucional que estaba formado por cuatro parlamentarios del partido oficialista y cuatro parlamentarios del partido de la oposición. Todo giró al rededor de lo dicho por Roh en su discurso y fue presentado al parlamento en septiembre, y pasado a referéndum popular el 27 de octubre de 1987 que fue apoyado por un 93 por ciento de los votantes. Fue promulgado el 29 de octubre y quedó como símbolo de la transición democrática surcoreana. Se deben tener en cuenta las tres razones por las que se la tiene como un símbolo. En primer lugar era la primera vez en casi treinta años que el resultado del traspaso del poder no se da de forma autoritaria, sino entre un consenso y una negociación entre los partidos del Régimen y los de la oposición; del mismo modo se hace según las leyes, y así se la puede llamar una Constitución llevada a cabo de forma legítima. En segundo lugar, a partir de las movilizaciones de los ciudadanos – marchas y manifestaciones – y las pulsaciones que se ejercían se puede decir que presionaron hasta llegar a la culminación de la democratización. Me tener en cuenta que fueron los ciudadanos quienes mediante el referéndum tuvieron la última palabra en la aprobación de la Constitución. Finalmente, para que los derechos que se firmaron en esta constitución – muy precarios todos – así como la Corte Constitucional, son el testimonio de la transición del momento del cambio.

Pero los mecanismos de la justicia transicional no surgieron hasta diez años más tarde, después de cuatro décadas sin ningún tipo de constancia de ella. Los mecanismos más utilizados fueron las Comisiones de Verdad, tal como nos constata Kim, hubo muchas. Se tiene constancia de una decena, entre ellas: Comisión Jeju, Comisión de Muertos Sospechosas, Comisión Coreana de Verdad y Reconciliación … Estas abrieron la puerta al debate público de los temas y de las víctimas que, como ya se ha especificado, se trataba principalmente de estudiantes y activistas. Consiguieron muchas cosas, especialmente la disculpa pública de políticos por la participación y revisión de casos. Estos mecanismos fueron apoyados por dos gobiernos diferentes, en primer lugar el gobierno del presidente Kim Dae-Jug (1998-2003) y la presidencia de Noh Moo Hyun (2003-2008). Pero, un período conservador, el del gobierno de Lee Myung-Bak (2008-2013) no dio lugar a lado por parte del gobierno a las comisiones. De hecho, se oponían, y muchos de los mecanismos especificados fueron disminuidos. Uno de estos fue el caso de la Comisión surcoreana para la Verdad y la Reconciliación (TRCK) la cual fue reducida.

3-Masacra-de-Gwangju
Imagen de la Masacre de Gwangju. Fuente: China Times http://www.chinatimes.com/newspapers/20150518000416-260109

El primero que estudió los abusos contra los derechos humanos en Corea del Sur fue el primer presidente civil, Kim Dae-Jug, que entró en el 1993. “Presidente Kin s constituency was Gyeongsang, and promised to investigate the Geochang masacre. In 1997a special commission a knowledge the masacre and identify victims “. Esta comisión dio la culpabilidad a los militares e identificó un total de 548 víctimas y 785 miembros de las familias. Pero no fue más allá de todo esto y de varios proyectos de conmemoración. Todo esto terminó en el 2008 cuando las víctimas se enfrentaron a varios juicios y obtener compensaciones económicas. Tiempo más tarde surgió la Asociación Nacional de las afligidas familias de la Guerra de Corea.

Destacar, en segundo lugar, la Comisión de Verdad de Yeyuno, que surgió con el fin de investigar las atrocidades que se cometieron en la región de Yeyuno. Esta comisión se centró en el periodo de los años cincuenta del siglo XX, durante la lucha anticomunista, por tanto, no hace referencia en momentos actuales. En la actualidad, todavía se encuentra operativa, después de iniciar sus luchas en 2000.

En 2005 vio la luz la TRCK “Comisión surcoreanos para la Verdad y la Reconciliación” que recibe su diminutivo en sus siglas en inglés. Su creación fue sostenida por el presidente Roh Moo-hyun el que negociar los principios con los partidos opositores. “Had the maydate to investigate and reveal the thruth about human rights violation and a few other past events”. El presidente Roh Moo-hyu añadió cinco nuevas categorías de investigación, en primer lugar, la independencia de movimientos nacionales bajo la regla colonial japonesa, en segundo lugar, los movimientos nacionales en el extranjero con el fin de mejorar el prestigio nacional, seguidamente, buscar respuestas para las masacres civiles, también, buscar justicia por las violaciones de los derechos humanos por parte del Estado y, buscar justicia por la violación de derechos humanos perpetrados por enemigos del estado. Con todo, pidió que los casos se estudiaran de forma individual.

Esta comisión, entre 2006 y 2010 ha publicado siete informes provisionales dos veces al año del estado de sus actividades. En una recopilación de los datos contabiliza que la culpabilidad del 82% de los casos estudiados – 9.609 casos – fue en manos de policías y de militares de grupos asociados al Estado. Mientras que un 18% se les otorga a grupos militares de izquierdas. También, identificó grandes patrones de la masacre, como detenciones preventivas de enemigos en todo el país y, ejecuciones sumarias de antiguos comunistas y de sus seguidores. Identificó las relaciones contra los supuestos colaboradores comunistas con Corea del Norte para la ocupación a la fuerza. Además, identificó la muerte de civiles durante la expoliación de las guerrillas comunistas en el transcurso y después de la guerra en las provincias de Jeolla y Gyeorgsan y el asesinato de civiles con bombardeos de EEUU.

En general, las comisiones de verdad fueron muy importantes en Corea del Sur incluso fueron las responsables de abrir debates que hasta el momento se habían considerado tabú y llevaron a cabo actividad para la memoria pública de las víctimas. Kim enfatiza que las comisiones de verdad lograron la disculpa por parte de presidente y su participación en actos de la memoria, la visita de excavaciones y la edición de documentos o libros, además de la creación de una institución que se dedicaría a la investigación y la investigación de las víctimas. Otro de los mecanismos que se pueden estudiar son los de la memoria histórica, que a pesar de su baja participación, en cierto modo también han tenido algún movimiento.

Así se puede especificar que las políticas de la memoria de Corea del Sur son aquellas que parten desde arriba mediante estrategias de reparación, museos, reconocimientos de las víctimas como héroes, por tanto, han puesto nombre a todas aquellas voces silenciadas de un tiempo determinado.

Conclusión

Las Comisiones de Verdad fueron muy importantes en los primeros años de transición democrática de Corea del Sur. Ayudaron a la apertura del diálogo de ciertos temas que se habían mantenidos ocultos, pero aún así no pudieron acabar con todas las incógnitas y huellas del régimen autoritario anterior. Después de que ganara las elecciones Lee Myung-Bak, candidato conservador, en el 2008, se volvió al silencio, censurando los medios de comunicación y mediante el control de estos llamado bajo el nombre de la Ley de la Seguridad Nacional. Todo esto hizo que las libertades civiles de los individuos se vieran perjudicadas. Muertos, represaliados …. tuvieron voz durante un pequeño periodo de tiempo, la memoria de los estudiantes y activistas muertos en las manifestaciones fueron de gran importancia para poder deslegitimar, hasta un punto, el régimen autoritario dado que no se ha podido hacer con todas las prácticas de represión que utilizaron.

Bibliografia

– Aragüena, C.; Beltrán, M.; Conde, J.; Fernández, C.; Garcés, J.; Gil, A.; Mir, C.; Ollé, M.; Remiro, A.; Tamarit, J; Velasco, J. C. (2010) Justicia de Transición, Justicia Penal Internacional y Justicia Universal. Barcelona. Atelierlibros.

– Beiker, Roland(2005) Divided Korea: Toward a Culture of Reconciliation. Minneapolis. University of Minnesota Press

– Comptonm, Robert(2000)East Asian Democratizacion. London. Praeger.

– Cha, Victor(2003): “Segurity and democracy in South KoreanDevelopment”, a Kim, Samuel(edició) Korea’s Democration. Cambridge, Cambridge University.

– Comissió de Jejú a http://www.jeju43.go.kr.english

– Dong-Choon,K. (2013) The long road toward truth and reconciliation. Unwavering attemps to archive justicein South Korea. A Suh, J. J.(edició), Truth and reconciliation in South Korea: between the present and future of the korean’s wars. Abingdon. Routledge.

– Freeman, M. (2006) Truth Comission and Procedural Fairness. New York: Cambridge University Press.

– González Quintero, Rodrigo(2013) Derechos humanos y Seguridad nacional en la jurisprudència de la corte constitucional surcoreana.Revista Chilena de Derecho, vol Nº1.Pp. 225-257.

– Hanley, P. (2014) Transitional justice in South Korea: one county’s restless seach for truth and reconciliation. East Asia Law Revolution.

Kim, H.J. (2013). Truth comissions in South Korea: lessons learned. Middle East. [Última visita 6 d’abril de 2018] url: www.http://www.mei.edu/content/truth-comissions-south-koera-lessons-learned

-Kim, H. J.(2014) The massacres at Mt. halla: sixty years of truth seeking in South Korea. Nova York. Cornell University Press.

-Kim, H. J.(2015). Transitional justice in South Korea. A Transitional Justice in the Asia-Pacific. Cambridge. Cambridge Universitat Press.

– Rios, S.M.(2017). La memoria social: una herramienta de la justiciar treansicional en Chile y Corea del Sur. Rev. Colomb. Soc. 40 (Sumplemento 1), 129-147.

-Shin, Doh (1999):Mass Politics and Culture in Democratizing Korea. Cambridge, Cambridge University Press.

Constituciones

– Constitución de Corea del Sur 1972

– Constitución de Corea del Sur 1980

– Constitución Corea del Sur 1987