La mitología griega ha sido desde sus origen motivo de inspiración para los artistas. Es habitual en la visita a un museo encontrarse con una gran cantidad de obras con motivos mitológicos, más allá de las obras antiguas. Esta fascinación por la mitología grecorromana tubo un auge durante el Renacimiento. Vamos a hacer el seguimiento de uno de los dioses más representados y conocidos en su visión clásica y en su visión renacentista, Apolo.

¿Quién era Apolo?

Para empezar, debemos conocer al dios que nos ocupa. Apolo es del Dios de la belleza masculina, de la música, las artes, la razón, la perfección y el Sol. Era hijo de Zeus y Leto, hermano gemelo de Artemisa. El suyo era uno de los cultos con más difusión en el mundo helénico teniendo templos en Grecia en las ciudades de Creta, Corintio y Delfos, y en Roma el templo de Paladio.

Los atributos son los elementos artísticos que nos permitirán diferenciar a un dios de otro. Apolo se manifiesta como un joven bello y sin barba, con una lira o un arco y carcaj, corona de laurel y un cuervo. Además, se suele representar desnudo. Con su unión con Helios se le atribuye también una corona luminosa alrededor de la cabeza.Apollo_of_the_Belvedere

El conocimiento de su mitología nos permitirá entender la historia que se nos representa. A Apolo se le otorgó la función del protector de la poesía y la música. La primera mención a Apolo en este aspecto la encontramos en el Himno Homérico III a Apolo, el S. VI aC en el relato del dios matando la serpiente Pitón. Antes de Apolo, pero, existió Helios, dios del sol, siendo uno de los manantiales más primitivos de Grecia. Es descrito por Hesíodo como un hombre barbudo tirando de un carro de caballos alados hundiéndose en el océano. Pronto fue descrito sin barba y transformándose en un chico joven imberbe. La clave de la unión entre los dos dioses se encuentra en la calidad de “brillante” y “luminoso” que se le otorga a Apolo, sobretodo gracias al emperador Augusto, y ya plenamente consolidada en “La Metamorfosis” de Ovidio. Finalmente, en el S. XIX comienza una recuperación del dios original, separándose de Helios.

Mitos de Apolo

Apolo aparece en multitud de mitos, pero también sale representado muchas veces en escenas genéricas con otros dioses. Por ejemplo, aparece a menudo con su hermana Artemisa, o dioses como Dionisio, por su proximidad en relación con la música. Separamos las imágenes de sus mitos cuatro categorías: El guerrero, el músico, Helio y los amores.

  • El guerrero: En este vaso está representada la escena del mito de Niobe. En esta historia Apolo y su hermana matan lcrateraos hijos de Niobe, quien había afirmado que ella era superior a Leto por haber engendrado más hijos que ella, en concreto, siete hijos y siete hijas. Leto pidió venganza a sus hijos por esta acusación. Los hermanos mataron a todos sus hijos excepto a dos, para restarlo en empate. Niobe fue convertida en roca por los dioses en la roca de Sipilos.

 

 

  • El músico: El mito más destacado es el de Apolo y Marsias. Marsias reta a Apolo a un concurso con la flauta, pero Apolo toca la flauta del revés, obligando a Marsias a hacer lo mismo. Apolo se proclama ganador, y tal como habían acordado, el Optimized-774px_Apolo_y_Marsias_José_de_Ribera_1637_Museo_Nazionale_San_Martino_Napolesganador puede hacer lo que quiera con el perdedor. Liga a Marsias a un pino y lo despelleja a lo vivo. Pero la escena que más veces ha sido representada es la del martirio. Esta obra de José de Rivera destaca por su oscuridad. Mientras que la expresión de Marsias es de auténtico dolor y sufrimiento, la cara de Apolo se muestra serena, iluminada e incluso sonriente.
  • Apolo Helios: La historia de la fragua de Vulcano está escrita en La Metamorfosis de Ovidio y describe la escena en que Apolo informa Vulcano de la infidelidad de Venus con Marte. Vulcano al oír la noticia queda turbado. Reconocemos a Apolo por la aureola luminosa de la cabeza, símbolo de que es el dios del sol, y por la corona de laurel característica. Vulcano es representado frecuentemente en una forja y un martillo trabajando metal, ya que es el dios del fuego. Identificamos a Vulcano para la expresión de sorpresa ante la noticia de Apolo. En el mito original Vulcano es acompañado por unos ayudantes cíclopes, pero Velázquez decide transformarlos en trabajadores humanos. Esta obra de Velázquez es interesante ya que existe también un análisis de la obra fijándose en la yuxtaposición de las artes mayores (La música y la poesía de Apolo) con las artes menores (la fragua de Vulcano).apolo en la forja de vulca
  • Los amores de Apolo: Esta serie de mitos se desarrollaron en la época más tardía del dios, cuando estaba ligado a Helios, mostrando así los beneficios del Sol sobre la naturaleza. El mito más famoso es el de Dafne. El dios Eros disparó una flecha de amor a Apolo y una de odio a Dafne, haciendo despreciar a Apolo. El mito cuenta que mientras este persigue a la ninfa, ella reza una oración a su padre, y se convierte en árbol antes de que Apolo la pudiera atrapar. En esta escultura de Bernini se capta el momento en que la ninfa se transforma. Durante el Gótico este mito fue utilizado como muchos otros para transmitir una lección moralizante, en este caso era la pureza contra el libertinaje.Apollo_&_Daphne_September_2a

 

Bibliografia

Cucurella, Santiago; Moncau, Carme; Sariol, Joan. “La mitologia clàssica. Literatura, art, música.” Barcanova educació. 1994. pp. 235-255

Elvira Barba, Miguel Ángel; “Arte i mito. Manual de iconografia clássica” . Sílex Ediciones. 2008

Franco Llopis, Borja ; Rega Castro, Iván “Iconografia clàssica” Iconografia i anàlisi de la imatge. Univ. Oberta de Catalunya. 2016.

Impelluso, Lucia “Héroes y dioses de la Antigüedad” Electa, 2003, pp. 34-37

Tolnay, Charles de, «Las pinturas mitológicas de Velázquez», Archivo Español de Arte, 1961, pp. 31-45.