Los diversos rituales mágicos que se fueron practicando en la Roma antigua fueron muchos. Nos encontramos frente a dos tipologías de rituales bien diferenciadas: en primer lugar encontramos la magia benéfica, o magia blanca, la que solía ser de carácter público. En segundo lugar, nos encontramos frente a todo una tipología de rituales y prácticas de la llamada magia negra, maleficae, como se llama en latín; esta tipología mágica la encontramos atribuida a las brujas. Según fuentes escritas, hemos podido afirmar, que a las brujas, se les atribuía toda una serie de poderes mágico, por ejemplo el poder de metamorfosearse, o provocar temor y miedos.

Cuando hablamos de la magia en la antigua Roma hablamos de una serie de actividades y creencias que remontan sus orígenes en Etruria y cabe especificar que la mayoría de magias, surgieron del mundo de los griegos y los latinos, y, que se encuentran fuertemente vinculadas con la religión del Estado y con la mitología. También deberíamos mencionar que en Etruria, encontramos una fuerte vinculación entre la religión y la rama de la magia de la adivinación y con toda una serie de actividades o rituales y ceremonias vinculadas con la religión de la esfera pública: Tabulae Iguvinae o Libro Rituales.

La brujería ha sido una disciplina de la magia que ha sido practicada desde tiempos muy remotos. Se tiene constancia de esta desde Egipto, Grecia, los magos llamados sapientes en la antigua Roma, pasando por la indiscutible Edad Media y hasta la actualidad. Pero no sólo hay que adentrarse dentro de la brujería, Bruno (1987) hizo una clasificación de las diferentes tipologías de magia que se han utilizado a lo largo de la historia antigua, practicada tanto por hombres como por mujeres (1):

  1. Los ilusionistas, los que hacían maravillas.
  2. Fantasmagóricos, magia realizada a partir de la aparición de espectros.
  3. Filosofía oculta, alquimia.
  4. Demoniologia, utilización de demonios malignos para llegar allí donde querían.
  5. Teúrgia
  6. Nigromancia, que está relacionado con la invocación de las almas de los difuntos y rituales cadavéricos.

Hay constancia de que en la antigua Roma se realizaba algunos tipos de magia dentro del ámbito privado, la que era llamada la magia doméstica. Se trata de una tipología de magia la que intentaba provocar perjuicios a otros individuos y en contra uno mismo es colocaba unos amuletos para ser protegido de este tipo de actividades llevadas a cabo por otras personas.

Por tanto, nos encontramos en frente de unas prácticas que se realizaban en el interior de las casas protagonizadas por algún tipo de brujerías y mesas de maldición en contra de individuos; debemos tener en cuenta que la magia estaba prohibida, y que en consecuencia estaba perseguida y perseguidos los que la practicaban. En su beneficio, había algún tipo de amuletos, recetas en contra de las desgracias, etc … que también eran llevadas a cabo por estos individuos, aquellos que realizaban la magia popular. En la imagen observamos un amuleto Falic característico de los galos y los romanos.

Ahora bien, los amuletos que utilizaban eran de diferente material y con diferente funcionalidad, los que habitualmente eran usados, como ya hemos especificado, en beneficio propio, a fin de protegerse de los malos augurios.

Los amuletos

  • El material que utilizaban era el oro.
  • Las ramas de coral, surculi, gracias a su forma y color, rojo y puntiagudo, expulsaba y eliminaba las malas influencias.
  •  Ámbar, sucinum, se trata de resina fósil, de color entre el amarillo y el naranja, transparente y ligera, la cual es muy buena de quemar y desprende buen olor. En la antigua Roma era un misterio, ya que no sabían la providencia, creían que era lejana, lo que les gustaba de esta sustancia era la facilidad con que se quedaba esparcida cuando la roza y se iba desprendiendo.
  •  Amuletos, fascinum, indicados para la reproducción sexual masculina, con el fin de desviar los espíritus malignos que poseían los genitales, intentando crear impotencia.
  •  Lunae, en forma de media luna hecha habitualmente de marfil.

Destacar la existencia de otras tipologías de amuletos, aquellos que no colgaban del cuello como era el caso de la bulla, que es ponía en el cuello del bebé cuando nacía y se lo sacaba cuando realizaba el ritual de adolescencia. Había amuletos, en forma, por ejemplo de persona, como si de una “muñeca” se tratara que colgaban de los árboles. Estos amuletos, tan unos como otros, estaban hechos con finalidad apotropeica, es decir,
alejar y defenderse de los malos espíritus, y hacerlos fuera.

Captura de pantalla 2019-01-01 a las 13.19.49

Podemos destacar que esto se ha encontrado reflejado en varios mosaicos, como el de la imagen, a las excavaciones arqueológicas. Los análisis los mosaicos, muestran a través del arte la historia, han demostrado cuál era el punto de vista que tenían los ciudadanos más poderosos, los que poseían los mosaicos, sobre estos temas. “Las interpretaciones más habituales, los mosaicos, rodean la temática del matrimonio, los sacrificios (…) escenas contra el mal de ojo, el que intentaban protegerse contra la envidia” (2).

Los mosaicos no sólo tenían la función de demostrar cómo eran estos rituales, sino que tenían la misma funcionalidad que un amuleto, protegerse de los espíritus maléficos. Por ejemplo, protegerse de los mal de ojo, representaban un ojo atravesado por una lanza y rodeado de animales, a veces, se podía observar representado en medio de inscripciones.
Otra técnica de espanto estaba dirigida hacia aquellos que poseían envidia. Para estos casos eran situadas en las entradas de las casas, en los vestíbulos, personajes de la mitología con escenas que asustaran. Se encontraron escenas donde se ve representado el que tiene envidia, estrangulando a sí mismo por la envidia que algo le provoca, por ejemplo una casa.

La hipnosis

Ya hemos especificado que muchas de las actividades mágicas realizadas dentro del ámbito privado de la antigua Roma, tenían efectos curativos, uno de ellos era la hipnosis, la que proviene de la palabra griega Hypnos, sueño. Se trata de un sistema terapéutico mediante el cuidado del sueño.

El procedimiento es mediante diversos objetos que colgaban y brillaban, y a la vez la repetición de frases hasta que el que se tenía que hipnotizar quedaba dormido o en “trance”. El procedimiento llevaba consigo un serie de características y era utilizado con diversos fines: se recitaba la fórmula y se tocaba el suelo; para escupir, si la saliva que se escupía era de hombre que estás en ayunas cumplía con las órdenes curativas; operar con el estómago vacío.

Por tanto, podemos afirmar que esta técnica era una actividad mágica con objetivo curativo, sobre todo en cuanto al estado psíquico. Cicerón especificó “Una vida feliz Empieza Por la tranquilidad del espíritu”. Por lo tanto, un sistema curativo mediante la curación del alma, del estado mental no del físico.

La nigromancia
Cuando hablamos de la nigromancia, hablamos de un tipo de actividad de la rama de la magia negra que pertenece a la alquimia, la que atribuye sus poderes a los muertos, los espíritus o los cadáveres. Se consultaba a estos para la adivinación del futuro. Mediante unas actividades, esta disciplina estudia la muerte y busca ayuda mediante el estado psíquico de los muertos. Por tanto, se trata de una invocación de los muertos.

Brujería y maldición

Podemos afirmar que dentro de la magia negra, la disciplina y las actividades que, desde tiempos muy primordiales, han causado gran inquietud a los individuos y las sociedades, han sido las prácticas llevadas a cabo por las brujas y brujos. Como podemos observar en descripción de una bruja por Ovidio “Hay unos pájaros voraces, no los que engañaban los fauces de Fineo con los manjares, pero tienen la descendencia de ellos. Tienen una cabeza grande, ojos fijos, picos aptos para la rapiña, las plumas blancas y anzuelos por uñas. Vuelan de noche y atacando a los niños, desamparados de nodriza, y maltratan sus cuerpos, que desgarran en la cuna. Dicen que desgarran con el pico las vísceras de quien todavíalactante y tienen las fauces llenas de la sangre que beben. Su nombre es “vampiro”;pero la razón de este nombre es que acostumbra a graznar (stridere) de noche de forma escalofriante. Así pues, tanto si estos pájaros nacen, como si los engendra el encantamiento y son viejas brujas que un maleficio marso transforma en pájaros, llegaron a meterse en la habitación de Proca” (3). Podemos destacar una gran cantidad de actividades relacionadas con esta rama de la magia negra:

  • Sacrificios de serpientes, angues ruptae, mediante encantamientos
  •  Males de ojo
  •  Brebajes a base de sustancias minerales, vegetales y animales. Una de las más utilizadas era la llamada, hippomantes, un brebaje hecho a partir de plantas, el cual tiene el objetivo de despertar el deseo sexual.
  • Licántropo, es decir, el poder de transformarse en lobo. Por lo tanto, los magos tenían el poder de cambiarse la piel para transformarse en lobos, versipellis.
  • El poder de las brujas para transformarse en pájaros, como ya hemos podido ver por Ovidio. Striges.
  •  Destacar en la Roma Imperial, la utilización que hacían las brujas y los magos de restos de huesos, cadáveres tanto sean de personas como de animales, la realización de diversos rituales.
  •  Tabletas de maldición.Captura de pantalla 2019-01-01 a las 13.19.40

Una de las prácticas que se pueden considerar más antiguas, hace referencia a la práctica de Fruges excantare, es decir, arruinar la siembra de otro campesino. Esta información nos ha llegado mediante La Ley de las doce tablas (Siglo V). Para poder hacer frente a este tipo de rituales era necesaria la intervención de los amuletos, para protegerse de esta tipología de prácticas.

Ejemplo de un ritual realizado a partir de sustancias vegetales, Luck (1985):

“Hay algunas costumbres o ritos curiosos que no pueden ser calificados fácilmentecomo “mágicos” o “religiosos” por citar un ejemplo: “Tacita”, “La Silente”, madrede los lares, recibía culto durante los Feralia, período de nueve días en el mes de febrero, que estaba consagrado a los muertos familiares. Jóvenes muchas se agrupaban en torno una a una anciana que colocaba con tres dedos tres granos de incienso en el umbral de la casa como ofrenda a los Manes. Luego, estaba una muñeca de plomo con hilos, recitaba alguna fórmula y mascaba siete judías pintas. Después de eso, cocinaba la cabeza de una sardina que había sido atravesada por una aguja de bronce. Tras haber vertido unas cuantas gotas de vino, bebía una buena parte, dividía el resto entre el resto entre las muchachas y decía: “hemos atado las lenguas hostiles, las bocas de nuestros enemigos”, y mientras decía estas palabras, la anciana abandonaba la casa, probablemente no demasiado sobria.

Éste es el ritual que describe Ovidio (Fastos II 569-582), y sobre el que se ha escrito mucho. Puede entenderse como un ritual apotropático, de naturaleza más mágica que religiosa. La anciana, que no formaba parte de la familia sino que era una extraña requerida para este propósito específico, nos recuerda mucho a una bruja. La familia debería estar protegida contra las “malas lenguas”, que podían ser tan perjudicialescomo el “mal de ojos” (4)

Captura de pantalla 2019-01-01 a las 13.19.24

Todo el establecimiento de estas prácticas y su potenciación, impulsó el surgimiento de un mercado especializado en la comercialización de esta producción de sustancias vegetales: un pequeño mercado relacionado con la magia negra. El motivo era la abstracción tanto de plantas como animales endémicos de un lugar determinado que eran utilizados con este motivo. El mercado se extendió por Oriente, África y Europa caucásica.

Ahora bien, según hemos podido constatar en fuentes escritas, este tipo de prácticas estaban prohibidas y eran perseguidas, desde el borde práctico jurídico la clandestinidad y elcarácter popular, marginal o mejor privado de la magia era considerado delito, recogido en la crimina magiae a Lex Cornelia. De tiempo muy arcaicos ya es recogido en la ordenanza de las XII tablas, que se sanciona el malum carmen, es decir, se sanciona esta práctica como una acción mágica. Dice Bayet “la magia no se distingue de la religión original, sino que Solo es posible darse Cuenta cómo cada civilización la aplica en ritos, espiritualidad mítica o jurídica” (5). Por lo tanto, aunque la magia era muy practicada dentro del ámbito privado de esta sociedad, no podemos afirmar que esta naciera en el seno de los romanos, pues, es sabido que desde la prehistoria la magia a través del chamanismo, práctica actualmente todavía practicada, o las civilizaciones antiguas anteriores a Roma ya tenían esta práctica como algo habitual dentro de sus vivencias cotidianas.

Por lo menos, el desarrollo de la magia dentro del ámbito privado, a pesar de su ilegalidad, lo hemos podido testimoniar, no fue ninguna coincidencia. Emperadores, patricios … utilizaron un momento u otro este tipo de prácticas domésticas, ya fuera con fines curativos o con algún otro tipo de finalidad, como la hipnosis o la brujería. Por lo tanto, utilización de prácticas oscuras para llevar a cabo actividades prohibidas, prohibidas por el Estado y practicadas por el mismo Estado. El gobierno era quien las castigaba, realmente no se sabe cuando empezaron a ser perseguidos aquellos individuos que las practicaban, si sabemos que la posición del emperador (excepto en la época del desgobierno de Nerón) era una actividad totalmente prohibida y perseguida.

A través de la lectura de varios escritos de Cicerón en el siglo I aC como por ejemplo “Sobre la Adivinación” o por Apuleyo, siglo II dC en “Apología o libro sobre la magia en defensa propia”, afirmamos que durante los siglos de la Imperio y caída de éste, eran prácticas perseguidas. Vamos a ver un fragmento de Cicerón donde condena los poetas y, los magos por las palabras, textos similares a estos también las podemos encontrar en escritos griegos:

“Por lo demás, menoscabe equiparar con la desorientación de los poetas los portentos de los magos, y el sinsentido de los egipcios en ese Mismo ámbito, así como també las creencias del vulgo, las cuales, por ignorancia de la verdad, se desenvuelven dentro de una falta de rigor absoluta” (6).

De este modo, podemos observar, como el propio Cicerón, denuncia que estas prácticas, de magia de carácter popular, vienen de fuera de Roma, de influencia de civilizaciones cercanas, a contaminar, así como él especifica la religión romana, mediante la atraco del pueblo, más popular, a este rituales “viciosos”.

Ahora bien, como ya hemos recalcado, la práctica de la magia negra, era totalmente perseguida y castigada durante los siglos del Imperio romano, y como no, ya desde las épocas más arcaicas, como hemos podido constatar en documentos escritos. Pero no sólo era el Estado, quien perseguía estas prácticas, sino que los propios escritores romanos, condenaban a lo largo de sus escritos estas prácticas, o también ellos mismos eran condenados. Es el caso de Apuleyo, el cual fue acusado de la utilización de pócula amatoria (7), filtros mágicos, para seducir a una mujer.

Otros testigos que se pueden encontrar, referente a autores, son autores de la época imperial, como es el caso de Séneca, que denunciaba este tipo de actividades, la magia negra, porque se dedicaba a la perturbación de la naturaleza y la naturaleza humana. Perturbaba el descanso de los seres sobrenaturales igualmente cambiaba el destino que había sido impuesto por los dioses. Este, a sus escritos, se dedicaba a tratar de inferiores estos sistemas curativos que utilizaban la magia negra:

“Quidquid ex uniuersi constitutione patiendum est, magno suscipiatur animo: ad hoc sacramentum adacti sumus, ferre mortalia nec perturbari iis quae uitare non est nostrae potestatis. In regno nati sumus: deo parere libertas est” (8)Captura de pantalla 2019-01-01 a las 13.19.30

El autor, a su epístola, intenta persuadir de que no se dejarán guiar por unos individuos que cambian el transcurso de los dioses. “Obedecer a Dios es libertad”, es decir, obedecer lo que dicen los dioses, hacerles ofrendas, ceremonias y rituales, a cambio de que den, es lo que rige la ley, y la regla humana. En cambio, hacerles cambiar el destino a la fuerza, obligándolos a aparecer, haciendo cambiar el transcurso de la naturaleza y lo que ellos piden, es un sistema demoníaco de cambiar el destino. Así que la ciencia es quien se lleva el protagonismo de la medicina, y no los curanderos, que no hacen más que estorbar las fuerzas naturales con sus hipnosis, brujerías y brebajes.

Por tanto, podemos afirmar que la práctica de esta tipología mágica no era bien vista por toda la sociedad, era utilizada por muchos, perseguida por el Estado y aceptada por un sector de individuos. Muchas veces la ciencia y la magia se han visto afectadas una por la otra, al igual que la magia y la religión, que han compartido creencias y finalidades pero que a la hora de las prácticas, su relación queda completamente desmarcada e individualizada cada uno por su parte.


 

(1)Bruno, Giordono; Mundo. Magia. Memoria. Ed. Biblioteca nueva, Madrid, España, 1997. Pàg 247-250

(2) Según fuentes de la UNED.

(3) Ovidio, “Fastos”, Libro VI, 135 y ss.

(4) Luck, Georg (1985); Magia y ciencias ocultas en el Mundo Griego y Romano. Madrid. Ed. Gredos. Pàg 25.

(5) Bayet, Jean, “ Histoire Politique et Psychologique de la Religion Romain”, Payot, Paris, 1969, pág. 258

(6) Cicerón, “Sobre la Naturaleza de los Dioses”, Libro I, 42 – 43, pàg. 105 – 106

(7) La utilización de estos brebajes era castigado con la muerte. Ver a Lex Cornelia de sicariato te veneficiis. Ley de origen republicano que durante el Imperio todavía era vigente.

(8) Seneca; “De Vida Beata”. XV, 7.