A diferencia de los tipos básicos de escritura pictográfica con una base ideográfica, como por ejemplo el utilizado por los egipcios a través de los jeroglíficos, donde los signos gráficos traducían visualmente su significado y cada signo del código gráfico representaba una frase o un enunciado completo, los sistemas de escritura silábicos y alfabéticos (desarrollados fundamentalmente en el área del Mediterráneo Oriental y en Oriente Próximo), traducen el sonido del signo lingüístico. La principal diferencia entre ambos sistemas es la unidad que toman como base de su representación.

escritura-egip1

EL SISTEMA DE ESCRITURA SILÁBICO

La escritura a base de pictogramas no era adecuada para escribir conceptos abstractos, los verbos y sus tiempos, los pronombres, etc. La limitación más importante era la necesidad de crear un signo para cada una de las realidades que se querían registrar. Esto provocó que rápidamente se multiplicara el número de signos para abarcar todo lo que se quería escribir. Por ello se comenzó a utilizar ciertos símbolos con valor fonético silábico, convirtiéndose en el sistema de escritura silábico, como el cuneiforme. En este sistema de escritura silábico, cada signo gráfico representa una sílaba diferente de la cadena hablada.

37

Por lo tanto, vemos como inicialmente la implantación del sistema de escritura silábico representó una gran ventaja, pues redujo en gran medida el número de signos respecto al sistema ideográfico, que podía ser muy elevado, llegando incluso al millar. Lo confirmamos los tres sistemas diferentes de escritura silábica que se descubrieron en el yacimiento de Cnosos, en la isla de Creta (escritura pictográfica, escritura del disco de Festos y el Lineal). En estos tres sistemas de escritura silábica el número de signos estaba comprendido entre los 80 y 100. Sin embargo, el sistema silábico aconteció complejo debido a la polivalencia y la polifonía de los diversos signos. Un mismo sonido se podía representar gráficamente de diversas formas y, al mismo tiempo, un signo podía representar más de una única palabra. Esto representó una desventaja dada su complejidad de uso y de interpretación.

 

EL SISTEMA DE ESCRITURA ALFABÉTICO. VENTAJAS Y  DESVENTAJAS.

En cambio, en el sistema de escritura alfabético, a diferencia del sistema de escritura silábico, los signos gráficos representan cada uno de los sonidos distintivos mínimos (fonemas) con los que se articula el lenguaje oral. La aparición del alfabeto, pues, representó un acontecimiento único y excepcional en la historia de la humanidad, que tuvo lugar hacia el siglo XVIII aC. y proporcionó importantes ventajas respecto al sistema de escritura silábico, como fueron su facilidad de uso e interpretación, así como la reducción del número de signos gráficos a representar. En Oriente Próximo el sistema alfabético cananeo apareció cuando se vio que se podía escribir usando un único signo para representar una única consonante, dejando las vocales sin anotación y se materializó gráficamente de diversas maneras (lineal y el cuneiforme). El alfabeto se convirtió en un sistema fonético mucho más claro y accesible para una capa mucho más amplia de la población, a diferencia de los silabarios, que habían sido reservados sólo para un grupo de escribas y empleado únicamente para llevar el administración del palacio. En este sentido, otra ventaja que representó el sistema de escritura alfabético fue, claramente, el uso mayoritario del mismo por parte de la población, a diferencia del sistema de escritura silábico, cuyo uso, como he indicado, era mucho más reducido.

Evolución-de-la-Escritura-Alfabética

Al igual que el sistema de escritura silábico, redujo en gran medida el número de signos respecto al sistema ideográfico (hecho que en su momento representó una ventaja), el sistema de escritura alfabético hizo lo mismo y representó un gran ventaja respecto al sistema de escritura silábico. El sistema de escritura alfabético permitió reducir al mínimo el número de signos gráficos diferentes necesarios para transcribir cualquier secuencia fónica. Su mayor virtud fue su simplicidad, que a la hora requería una extraordinaria capacidad de abstracción. Ventajas que, como hemos indicado anteriormente, facilitaron su aprendizaje y uso por parte de la población, favoreciendo que se incorporara a sus actividades principales, como el comercio y el desarrollo de este a escala internacional.

El cambio de sistema de escritura silábico a alfabético, aunque fue gradual, implicó la mejora de los sistemas y formas de transmisión del alfabeto, facilitado además por su simplicidad de interpretación. Los fenicios fueron los primeros en utilizar el sistema de escritura alfabético y el transmitieron a los griegos que, al igual que los fenicios, los van continuando utilizando para registrar hechos y actos contables relacionados con su negocio de mercaderes y comerciantes. Todas las escrituras alfabéticas derivan en última instancia de este primer alfabeto: el alfabeto cananeo antiguo y de su descendiente inmediato: el alfabeto lineal fenicio arcaico. El alfabeto griego es, con varias modificaciones para adaptarlo a sus necesidades, en su mayoría Comerciales, el origen de la gran mayoría de las escrituras alfabéticas europeas.

Otro hecho que provocó el cambio y la mejora continua del sistema de escritura fue la expansión del uso del sistema de escritura alfabético. En el siglo III aC el alfabeto latino llegó más o menos en su estadio clásico de desarrollo. Una de las características principales del alfabeto latino, que benefició su difusión, fue su remarcable uniformidad y estabilidad. Sin muchas modificaciones sobrevivió a la caída del Imperio Romano llegando a la Edad Media y el Renacimiento, hasta convertirse en la escritura dominante en el mundo occidental actual. La ventaja que proporcionó esta difusión fue que no sólo la población local griega o romana conocía el sistema de escritura alfabético, sino que éste se exportó hacia otras zonas de los diferentes imperios, facilitando así la comunicación entre ellas.

El contenido representado por los diferentes sistemas de escritura también evolucionó. No hay unas fronteras concretas, ya que todo cambio es gradual, pero si lo analizamos, vemos como al principio en Oriente Próximo y Egipto con el sistema de escritura silábico los registros de las escrituras eran principalmente etiquetas, listas de reyes, emperadores, crecidas del río Nilo y otros aspectos contables. En cambio, en Grecia y Imperio Romano, con el sistema de escritura alfabético, se llegó ya a registrar decretos oficiales, tratados, dedicaciones públicas y producciones literarias. También el apoyo evolucionó, desde tabletas de arcilla como soporte de la escritura hasta el papiro. Podemos ver cómo estos dos hechos representaron una ventaja respecto al sistema de escritura silábico, porque permitieron la ampliación, conservación y transmisión de diferentes cuerpos de conocimiento de la época.

depositphotos_23745965-stock-photo-greek-alphabet

Como limitaciones del nuevo sistema de escritura alfabético, encontramos diferentes complejidades que lo caracterizaron en su inicio. Una de las complejidades del sistema de escritura alfabético estaba representada por la ausencia inicial de vocales. Esto se corrigió durante el siglo XI aC, cuando los sirios adaptaron el alfabeto fenicio lineal antiguo e idearon un rudimentario sistema para anotar ciertas vocales.

Otra complejidad estaba relacionada con la dirección de la escritura. A diferencia del sistema de escritura silábico cuneiforme, donde las tabletas se leían de izquierda a derecha y de arriba a abajo, el sistema de escritura alfabético evolucionó desde una multidireccionalidad (protocananeu) hacia una direccionalidad de derecha a izquierda (fenicio) para establecer finalmente una direccionalidad de izquierda a derecha (alfabeto latino). La temporalidad de esta evolución entre los diferentes sistemas de escritura alfabéticos también influyó, ya que, por ejemplo, la primera escritura griega era multidireccional, lo que indica que fue copiada antes del momento en que la estandarización de la dirección y la posición tuvo lugar.

Durante los siglos posteriores el alfabeto griego evolucionó desde una escritura que habitualmente era continua (scriptio continua), que no hacía separaciones entre palabras ni utilizaba signos de puntuación hasta una escritura más rápida, llamada cursiva. Este proceso culminó con la invención de la minúscula, así como los signos de puntuación y acentuación, que se generalizaron a partir del s. IX dC. Esta evolución del alfabeto se convirtió una ventaja importante ya no sólo respecto al sistema de escritura silábico, sino hacia sí mismo, pues se convertía en una mejora y un perfeccionamiento continuo del mismo sistema de escritura alfabético.

CONCLUSIONES

Como podemos observar, a lo largo de la Historia las diferentes civilizaciones del Próximo Oriente, Egipto, Grecia y Roma han adaptado los diferentes sistemas de escritura a sus diferentes necesidades aprovechando las diferentes ventajas que cada uno les proporcionaba a cada época. Esto ha provocado una simplificación de los mismos hasta llegar a un punto de estabilización en época romana que aún perdura en nuestros días. Si nos fijamos en la forma, vemos como las principales ventajas del sistema de escritura alfabético respecto al sistema de escritura silábico se resumen principalmente en la simplificación de éste, basada sobre todo en la utilización de fonemas en lugar de pictogramas, la facilidad de uso e interpretación y la reducción del número de signos gráficos a representar. Si nos fijamos en su uso, las ventajas principales que representó el cambio de sistema fueron principalmente el uso mayoritario por parte de la población y la implantación en las actividades comerciales, lo que favoreció el comercio internacional, gracias también a la ventaja que representó que los diferentes imperios griegos y romanos exportaran el sistema de escritura alfabético a sus colonias, facilitando la comunicación en toda la extensión de los correspondientes imperios.

Esto nos demuestra que la escritura es la base de nuestro conocimiento, ya que nos permite desde hace miles y miles de años, almacenar este conocimiento con dos objetivos: el primero, reflejar de forma escrita la información o sentimientos de un determinado momento o evento y, el segundo, hacer perdurar esta información para el futuro.

 

BIBLIOGRAFIA
  • Bouso Garcia, Mònica (2016). Mòdul 2. Origen i desenvolupament de l’escriptura al Pròxim Orient, Egipte i el Mediterrani. Barcelona: Ed. UOC.
  • Feliu, Lluis (2007). L’escriptura cuneïforme. Barcelona: Ed. UOC.
  • Wengrow, David (2011). “The Invention of Writing in Egypt. A Teeter”, Emily, (ed.) Before the Pyramids. Chicago: Oriental Institute Museum Publications 33: 99-103.
  • Lam, Joseph (2010). “The invention and development of the alphabet” & Objects Descriptions: Catalog Nos 89-94 a Woods, Christopher, (ed.) Visible Language. Inventions of writing in the Ancient Middle East and beyond. Chicago: Oriental Institute Museum Publications 32: 35-191.
  • Vita, Juan Pablo (2004). Alfabetos lineal y cuneiforme; relaciones en el II milenio a.C. Huelva arqueológica 20: 9-40.
  • Powell, Barry B (1989). Why was the Greek alphabet invented? The epigraphical evidence. Classical Antiquity 8: 321-350.
  • Lafond, Yves (1995). Las fuentes literarias de la Historia griega (siglo VI aC – II dC). A Kaplan; Michel dir.; Richer, Nicolas coord. El Mundo griego. Granada: Universidad de Granada: pp. 349-368.
  • Arnaud-Lindet, Marie-Pierre (1995). El pensamiento, la palabra y la escritura en Roma. A Kaplan; Michel dir.; Richer, Nicolas coord. El Mundo romano. Granada: Universidad de Granada: pp. 341-361.
  • Carruesco, J., Torné, R. (2016). Els Origens de Grècia. De la prehistòria a l’aparició de la polis. Barcelona: Ed. UOC: pp. 44 a 47.