A principios del siglo XX, concretamente el 12 de Setiembre de 1911 se funda en Toronto, Canadá, la empresa Barcelona Traction, Light and Power. Esta fundación con capital canadiense le hizo ganarse, por parte de los habitantes de Barcelona, el sobrenombre de “La Canadenca”. Y aunque la empresa sobreviviría hasta la década de los 70, hoy en día no se la recuerda por su actividad industrial, sino por una manifestación obrera liderada por sindicalistas de la CNT (Confederació Nacional del Treball) que cambiaría el curso de la historia española.

Lleida, el precedente.

Corría el año 1919 y bajo una atmosfera cargada de reivindicación obrera en la capital catalana, una filial de dicha empresa, Riegos y Fuerzas del Ebro S.A tomaba la decisión de hacer fija a una parte de la plantilla, eso sí, tras rebajar su salario 25 pesetas. No era la primera vez que la empresa intentaba rebajar el salario de sus trabajadores. Un año antes en Camarasa (Lleida, Catalunya) ya habían anunciado una reducción a quienes estaban construyendo la central eléctrica del pantano situado en el rio Noguera Pallaresa, con su consiguiente parón de 1.500 obreros liderados por la CNT. Dicha huelga se extendió a toda la provincia de Lleida.

Una ciudad paralizada.

Todo tiene un comienzo, y el de esta historia quedó marcado el 6 de Febrero de 1919 cuando oficinistas de Riegos y Fuerzas del Ebro SA iniciaban un parón de brazos cruzados para pedir la readmisión de ocho compañeros del “sindicat Únic de l’aigua, gas i electricitat” despedidos al protestar por la rebaja de 25 pesetas en su sueldo. La jornada acabó con cargas policiales. Pronto, el día 21, la CNT, en solidaridad con los compañeros, llamaba a la huelga, uniendo a las secciones que sindicalmente controlaba. La ciudad condal quedaba a oscuras.

Una a una todas las secciones se acabaron uniendo. Su “soledad” no duro. En una semana se les unían las primera empresas; Gas Lebon, Gas i electricitat y Societat General d’Aigües. La propaganda de uno y otro lado se movía. En el lado obrero el Sindicat Únic se negaba a publicar noticies contrarias al movimiento (como el asesinato de Joaquím Baró al ser confundido con un esquirol) en lo que más tarde sería conocido como “Censura Roja”. En el lado de la patronal se ocultaban palizas, cargas, detenciones arbitrarias (Solo en la cárcel de Montjuïc hasta 3.000), torturas i más tarde, asesinatos.

En Mayo la huelga se extendía al sector textil, ferroviario, transporte, gas y un largo etc. Se decretaba el estado de Guerra y se amenazaba con despidos masivos (y cosas peores). El apagón del 21 de Febrero se convirtió, en unos meses, en una huelga que paralizaba la actividad de una de las ciudades industriales más importantes de España. La readmisión de unos compañeros derivó en la lucha por una jornada de ocho horas (solía ser de más de diez), aumento del salario, libertad y readmisión para todos los detenidos/despedidos y el no castigo para los huelguistas.

Barcelona durante la huelga

Una victoria… y una derrota.

La guerra de desgaste era favorable a los huelguistas, y esta se cobró una víctima importante. En Marzo era designado como nuevo gobernador civil de Barcelona Carles Montanyés. Y al fin este negociaba. El estado español aceptaba las jornadas de 8 horas y los obreros eran readmitidos.

Pero no cumplían.

Altercados. Fotografia del Fondo Josep Maria Sagarra i Plana

La reacción de la Patronal.

Salvador Seguí i Rubinat. Fototeca.cat

Ante el incumplimiento de los acuerdos por parte de la patronal un sector de la CNT liderado por Salvador Seguí i Rubinat “El noi del Sucre” (1886 Tornabous – 1923 Barcelona) llama de nuevo a la huelga para no perder los derechos ganados con sangre. En un discurso histórico y multitudinario en la plaza de toros de les Arenes, Seguí acaba consiguiendo que el gobierno cumpla. Las ocho horas diarias son una realidad. Por el contrario, centenares de huelguistas siguen sin ser liberados. La lucha sigue.

Discurso en la plaza. Film: Ojo por Ojo de TVE.

Pero esta vez la patronal estaba preparada. Pone en manos del capitán general Milans del Bosch un ejercito de 8.000 paramilitares de la organización “Somatent”, así como bandas de sicarios. Se creaban los sindicatos Libres (ligados a la patronal) y los grupos de acción (obreros armados). Empezaban los años de las “guerras sindicales”, el pistolerismo, con decenas de asesinatos.

Bibliografia

Arxiu Nacional de Catalunya (PDF). Recordem: “5 de Febrer de 1919: Comença la vaga de la Canadenca”. http://dipdig.cultura.gencat.cat/anc/ancaula/recordem/55_Canadenca_05.02.pdf  (En catalán)

Documental “La Gran Aventura de la Canadenca”. Versión Online (En catalán)

Moreno Cullell, Vicente. Sàpiens. Ciències Socials en xarxa: “La conflictivitat social a Catalunya: sindicalisme, vaga de La Canadenca i pistolerisme (1917-1923)”. 2011. http://blogs.sapiens.cat/socialsenxarxa/2011/03/02/la-conflictivitat-social-a-catalunya-sindicalisme-vaga-de-la-canadenca-i-pistolerisme-1917-1923/ (En catalán)

Rodríguez, Pau. Kaos en la Red. Un siglo de la huelga de La Canadiense o cómo se consiguió tu jornada laboral de 8 horashttps://kaosenlared.net/un-siglo-de-la-huelga-de-la-canadiense-o-como-se-consiguio-tu-jornada-laboral-de-8-horas/

Solidaridad Obrera (Blog). CNT. La vaga de “La Canadenca” i l’establiment de la jornada de vuit hores a l’Estat espanyol” 2019. https://lasoli.cnt.cat/2019/04/04/la-vaga-de-la-canadenca-i-lestabliment-de-la-jornada-de-vuit-hores-a-lestat-espanyol/ (En catalán)

Termes,J. Història del moviment anarquista a Espanya(1870‐1980),l’Avenç,Barcelona:2011. (En catalán)

Vital, Ferran. Sàpiens. Histories d’un món real: “La vaga de la Canadenca”. 2012. http://blogs.sapiens.cat/historiadorvital/2012/02/21/la-vaga-de-la-canadenca/comment-page-1/ (En catalán)